En una carta y una conferencia de prensa los científicos piden a la organización ambientalista que cese sus esfuerzos para bloquear la introducción y el uso de estos productos. "Urgimos a Greenpeace y a sus aliados que reexaminen la experiencia de agricultores y consumidores por todo el mundo con cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología, que reconozcan los hallazgos de la comunidad científica y las agencias regulatorias, y que abandonen su posición contra los organismos genéticamente modificados”, dicen los firmantes.

Los expertos premiados en disciplinas como medicina, química, física y economía, aseguran que, debido a las campañas de estas diferentes asociaciones, se ha frenado el uso y consumo del arroz dorado, una variedad que, según cálculos de UNICEF, podría prevenir hasta dos millones de muertes al año y medio millón de casos de ceguera infantil.
La campaña, encabezada por Richard Roberts, de los laboratorios New England Biolabs y Phillip Sharp, Nobel de Medicina de 1993, se basa en el estudio publicado en mayo pasado que indica que no hay absolutamente ninguna evidencia de que estos cultivos sean dañinos para la salud o el medioambiente.

"Nunca ha habido un sólo caso confirmado de un resultado negativo para la salud en humanos o animales por el consumo (de estos productos). Su impacto medioambiental se ha visto que es menos dañino y una gran ayuda para la biodiversidad", escribieron los firmantes.

Lea la carta de los cientificos en el sitio Support Precision Agriculture