Entre las plagas más destructivas: 
Moscas de la Fruta y del Botón Floral en cultivos tropicales

La plaga de la Mosca de la Fruta puede limitar las exportaciones agrícolas, estimando pérdidas anuales de US$100 millones de dólares en países fruticultores. En Perú el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) indica que las pérdidas de productividad de los cultivos hospedantes pueden estar entre 30% a 50%.  Por otro lado, el IICTA reporta que en México sin la ejecución del programa MOSCAMED durante los años 1978 y 2008 se presentaron pérdidas de US$ 435 millones en frutales como mango y US$ 1.873 en aguacate y vid, reportando un total de pérdidas de todos los cultivos hospedantes de US$ 4.237 millones durante este periodo de tiempo.

Por : Ivonne Quiroga, ingeniera agrónoma Universidad Nacional de Colombia.

Moscas de la Fruta

Existen más de 5000 especies de la familia Tephritidae que integran el complejo de moscas de la fruta, éstas son de gran impacto en la fruticultura mundial debido a que causan daños directos a los cultivos generando grandes pérdidas. Dentro de las moscas con mayor impacto económico están Ceratitis capitata, también conocida como mosca del mediterráneo, y especies del género Anastrepha que es el más representativo del continente americano, con más de 185 especies descritas hasta la fecha. Además del daño directo que causan, también son de restricción en mercados internacionales para la exportación de frutas frescas por ser de carácter cuarentenario.  

Daños que ocasionan

El daño directo es causado por las larvas, que al alimentarse de la pulpa o las semillas, hacen que la fruta sea inaceptable para el consumo directo o para su uso agroindustrial. En general, las hembras depositan los huevos al interior de los frutos, a veces en tallos en desarrollo o en segmentos florales, y el daño generado por la postura de los huevos (picadura) es una vía de entrada para otros microorganismos que van deteriorando el fruto. Las larvas se van alimentando de los tejidos hasta desarrollarse por completo y la fase de pupa ocurre generalmente en el suelo; éste es un factor importante, puesto que para el control de esta plaga es necesario hacer recolección de frutos caídos. 

                                                        

Daños por larvas de Anastrepha grandis en melón, Fotografía de Medfly Facility, Brazil  -  Adulto de  Anastrepha grandis,  Fotografía Medfly Facility, Brazil.

¿Cuáles son sus hospedantes?

Son considerados hospedantes aquellos frutos de pericarpio blando en los cuales las hembras de la mosca de la fruta depositan los huevos. Los hospedantes pueden ser primarios o secundarios dependiendo de cada especie de mosca de la fruta y su ciclo biológico. Generalmente lo cultivos comerciales más afectados por moscas de la fruta son: Cítricos, bananeras, melones, vid, pomelos, aguacates, papayas y guayabas, entre otros.

Biología de Ceratitis Capitata

Especie polífaga; el adulto puede medir de 4 a 5 mm de longitud; presenta coloraciones amarillo, blanco y negro; su tórax es gris con manchas negras y en el abdomen presenta franjas amarillas y grises; las alas tienen varias manchas grises, negras y amarillas. La hembra se diferencia del macho por poseer un fuerte y prominente ovopositor, éstas son atraídas por los frutos debido a su olor y color, en especial los amarillos y naranjas. Las hembras clavan su ovopositor aproximadamente a 2 mm de profundidad y ponen de 5 a 10 huevos por fruto; pueden colocar un número total de 200 a 500 huevos; éstos son blancos y de un tamaño de 0.2 a 1.0 mm. Los huevos eclosionan según la temperatura y emergen las larvas que penetran al interior del fruto para alimentarse de la pulpa; su tamaño puede ser de  2 a 9 mm de largo. Posteriormente los frutos atacados caen al suelo y las larvas salen para pupar debajo de la tierra; la emergencia del adulto se da dentro de 6 a 15 días.  El ciclo de C. capitata puede variar según la temperatura.

Adulto y daños de  Ceratitis capitata. Fotografía de Moscamed-Guatemala

Biología de Anastrepha spp.

Por pertenecer a la familia Tephritidae el adulto es similar a Ceratitis capitata; se distinguen en algunos rastros morfológicos y bandas alares. También el ciclo de vida es muy similar y difiere algo entre las distintas especies del genero Anastrepha. Las hembras depositan los huevos dentro de los frutos; éstas pueden poner de 10 a 100 huevos por fruto; éstos son blancos y de un tamaño de 0.1-0.3mm. Las larvas pasan por tres instares, siendo el tercero el que emerge del fruto, éstas pueden durar de 13 a 28 días. Cuando los frutos caen, las larvas emergen y pasan al estado de pupa entre 18 y 23 días, y posteriormente el adulto emerge; la longevidad de éstos puede llegar a ser de 319 y 134 días para machos y hembras, respectivamente.

Comportamiento de las moscas de la fruta

La mosca permanece inactiva durante la noche y en períodos de lluvias fuertes, se ha observado mayor desplazamiento en días cálidos. El factor de dispersión más común es el viento para largas distancias, pero la mosca se mueve según el patrón de fructificación del hospedante en búsqueda de alimento.  

Después de alcanzar su madurez sexual, los machos de la mosca de la fruta se aglomeran en algún punto de un árbol frutal (fenómeno conocido como “Leks”) y danzan en forma rítmica, liberando feromonas sexuales para atraer las hembras que se encuentran a los alrededores; la hembra elije un macho separándolo del grupo para iniciar el ritual de apareamiento. Lo anterior es un factor importante para tener en cuenta al momento de establecer un control (trampas).

Moscas del Botón Floral

Además de las moscas de la fruta algunas especies del genero Dasiops adquieren importancia como plaga puesto que causan daños a flores y frutos; moscas como Dasiops saltans son un problema fitosanitario que ocasiona pérdidas florales que varían de 40 a 80%. Estas moscas del botón floral se han reportado en especies como pitahaya y algunas pasifloras tales como, maracuyá, gulupa y curuba. En países como Colombia, en cultivos de pitahaya Dasiops spp puede causar la caída del botón floral en más del 60% y en cultivos de maracuyá puede causar daños hasta del 24%.

Adulto de Dasiops spp y daños ocasionados en frutos de gulupa

Biología de Dasiops spp

Los adultos se caracterizan por ser “metalizados”; tienen colores azules y negros brillantes y su tamaño puede llegar a los 10 mm de longitud. Las hembras depositan los huevos dentro del botón floral; éstos son muy pequeños (1-2 mm). Luego emergen las larvas, salen de la flor y pupan en el suelo; el ciclo de vida varía según la temperatura, pero puede durar alrededor de 22,8 días.

¿Qué daños ocasionan las moscas del botón floral?

Las larvas de Dasiops spp se alimentan del botón floral o de la propia flor consumiendo anteras o el ovario, causando la caída de flores y botones, afectando así la producción de la planta. En el caso de pitahaya los daños pueden detectarse fácilmente puesto que las flores afectadas toman un color rosado; en casos como gulupa, los frutos también se arrugan y al abrirse las larvas se encuentran dentro.

      

Daños ocasionados por larvas de Dasiops spp en frutos de gulupa

                             

Daños ocasionados por Dasiops spp en botón floral de pitahaya

¿Qué mecanismos de control existen para las moscas de la fruta y del botón floral?

Existen diferentes mecanismos de control para estas moscas, entre los cuales se encuentra el control cultural, el control biológico, el control autocida y el control químico.

Control cultural: Los frutos afectados por las moscas se deben recoger de las plantas y del suelo para evitar que las larvas salgan y pupen en el suelo, estos frutos deben desecharse lejos del lote productivo y enterrarse. También se puede rastrillar el plato de las plantas haciendo control mecánico de las larvas.

                                                                            

Control cultural de moscas de la fruta. Fotografía de SENASA Perú

Control biológico: Están reportados algunos enemigos naturales que ayudan a la reducción de poblaciones, siendo la mayoría Hymenópteros. Para el caso de C. capitata, se ha usado el parasitoide Dichasmimorpha longicaudata en cultivos de mango. Sin embrago este tipo de control depende de las condiciones ambientales donde se encuentre el cultivo, la densidad de plantas y la disponibilidad comercial del parasitoide.

Control autocida (TÉCNICA DEL INSECTO ESTERIL): Consiste en la esterilización de machos de mosca de la fruta y su liberación masiva en el cultivo con el objetivo de reducir la capacidad reproductiva de las hembras presentes en el cultivo. Entidades como SENASA en Perú y MOSCAMED Brasil reportan la producción de machos estériles de mosca de la fruta.

Control químico: Algunos de los controles químicos generalmente utilizado son los cebos tóxicos o islas toxicas, los cuales consisten en la mezcla de proteína hidrolizada (atrayente) y un insecticida preferiblemente de baja categoría toxicológica y agua; esta mezcla se puede aplicar en sectores del lote (isla tóxica) o de forma generalizada. Se resalta que el número de aplicaciones y el momento de la aplicación están determinados por los datos encontrados en las trampas.

¿Cómo monitorear las moscas de la fruta y del botón floral? 

El uso de trampas para el monitoreo de moscas permite determinar un umbral de acción para tomar decisiones para el control. Existen dos tipos de trampas claves que se pueden instalar en los cultivos. Una de ellas es la trampa Jackson para C. capitata la cual consiste en disponer un gel o un algodón con una feromona atrayente (Trimedlure) para la atracción de machos. La otra es la trampa McPhail para el género Anastrepha la cual contiene un atrayente alimenticio (proteína hidrolizada); esta atrae tanto machos como hembras. Estas se disponen dentro del cultivo a una altura no mayor a 1.5 m; en Colombia el ICA aconseja que para monitoreo se necesita una de estas por cada hectárea cultivada.

Trampas para monitoreo de moscas de la fruta. Parte superior trampa Jackson, parte inferior trampa McPhail

Programas contra la Mosca de la Fruta

En México el programa Moscamed tiene la misión de evitar el establecimiento de esta plaga en el territorio de Chiapas y la parte Sur del Estado de Tabasco, para asi evitar el ingreso al interior del país; los países participantes de este programa son EEUU, México y Guatemala, y el objetivo es generar aplicaciones de diferentes tecnologías basados en MIP (Manejo integrado de plagas) para el control de moscas.

En Perú opera el SENASA (Servicio Nacional de Sanidad Agraria) y en su Dirección de Sanidad Vegetal se promueven planes de control y monitoreo de moscas en el territorio peruano.

En Colombia el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario) adelanta el plan nacional de moscas de la fruta, el cual extiende una red nacional de vigilancia y monitoreo a lo largo del país con el objetivo de establecer áreas de baja o cero prevalencia de mosca de la fruta.

Páginas web consultadas: 

Entrevistas realizadas:

  • I.A. Herberth Matheus, ICA seccional Boyacá.
  • Clara Milena Veloza Suan, Ingeniera y productora de gulupa en la zona de Puente Nacional, Santander, Colombia.