¿Qué es un producto agroquímico, fitosanitario o plaguicida?

 

Estos productos también conocidos como fitosanitarios ó plaguicidas son insumos que previenen, repelen o controlan cualquier plaga de origen animal o vegetal durante la producción, almacenamiento, transporte y distribución de productos agrícolas.

 

¿Cuáles son los beneficios de los productos fitosanitarios?

  • Protegen a los cultivos de plagas, malezas y enfermedades.
  • Sin productos fitosanitarios la producción mundial de frutas y vegetales, forrajes y fibras caería entre 30 y 40% por la acción de plagas.
  • Una mayor producción agrícola se traduce en una reducción de costos para el consumidor final y por lo tanto en mayor acceso a los alimentos por parte de la población mundial.
  • Los productos fitosanitarios aseguran una mayor y mejor producción de alimentos y otros cultivos en beneficio de la supervivencia y bienestar de la humanidad.

¿Cómo se investiga y desarrolla un producto fitosanitario?

Los productos fitosanitarios son el resultado de un milimétrico trabajo en laboratorio y en campo, en el que participan científicos de distintas disciplinas.

Es un proceso que dura en promedio nueve años de trabajo, que se dividen en dos grandes áreas Investigación y Desarrollo. Son más de 120 ensayos, estudios y evaluaciones que analizan el comportamiento del producto desde la perspectiva agrícola, ambiental y de salud.

El riesgo de cancelar un proyecto antes de concluir el proceso de desarrollo es constante. En cualquiera de las etapas de desarrollo el proyecto puede cancelarse. Solo una de 140 mil moléculas estudiadas por la Industria agroquímica logra pasar del laboratorio al campo.

¿Cuánto vale investigar, desarrollar y fabricar un plaguicida o fitosanitario?

El proceso de investigación y desarrollo de un producto fitosanitario tiene un costo de 286 millones de dólares.

Estos costos han ido en aumento. En 1995 la cifra era de 152 millones y en el 2000 subió a 184 millones. Los costos aumentan por la necesidad de realizar más estudios que garanticen la seguridad de los productos.

¿Cuánto invierte anualmente la Industria de Investigación y Desarrollo en nuevos productos?

Son 6.317 millones de dólares cada año. De los cuales 2.959 corresponden a nuevos desarrollos de productos fitosanitarios y 3.358 a investigación y desarrollo en semillas y biotecnología.

El resultado de esta inversión son nuevos productos fitosanitarios más nuevos, más seguros y más efectivos, que beneficiarán a los agricultores, consumidores y al medio ambiente.

¿Cómo se clasifican los plaguicidas o fitosanitarios?

Herbicidas
Controlan las especies vegetales (malezas) que invaden los cultivos.
Insecticidas
Controlan los insectos perjudiciales.
Acaricidas, fungicidas y bactericidas
Se destinan a combatir ácaros, hongos y enfermedades bacterianas.


 

Plaguicidas y Productividad Agricola 

 

- Casos de éxito -

 

Evitar pérdidas de cosechas de alimentos de la canasta básica como la papa, el arroz, el trigo, la soja, el banano y el café es el principal beneficio de las tecnologías de protección de cultivos. Las plagas, malezas y enfermedades son las causantes del 30 al 40% de las pérdidas de cosechas cada año.

Ejemplos de cómo las tecnologías de protección de cultivos y de semillas mejoradas han permitido el aumento de productividad y rendimientos, fueron investigados y registrados por CropLife Foundation. Se publicaron 33 estudios de caso de todo el mundo (disponibles en www.croplifefoundation.org), seis de ellos en América Latina disponibles en español y que compartimos aquí.

 

Fungicidas para el arroz previenen hambruna

 

Registros antiguos sugieren que muchas hambrunas en Japón (1695, 1783, 1833-1837) fueron causadas por el añublo del arroz. Un hongo capaz de infectar plantas de arroz en todas sus etapas de crecimiento. Investigaciones entre 1949-1952 demostraron que los fungicidas químicos eran efectivos en controlar el añublo del arroz, reduciendo niveles de infección de un 41% a un 6%. Actualmente, se estima que el añublo del arroz reduce la producción de arroz en Corea en solamente 0,02% debido al uso de productos para la protección de cultivos.

Ver más

 

Cambio climático aumenta presencia de hongos en plantas de café

 

 

La roya del café es considerada una de las enfermedades de plantas más catastróficas de toda la historia y con el aumento de lluvias y temperaturas, la enfermedad encuentra un escenario ideal para desarrollarse y generar una epidemia. Las temperaturas promedio se han incrementado y en algunas regiones productoras de café, como Colombia, donde se han registrado lluvias 25% más fuertes que el promedio durante los últimos años. En zonas tropicales de Brasil se proyecta un incremento en las temperaturas entre 1°C y 5,8°C, y un incremento en lluvias de un 15%. En la actualidad, los fungicidas son usados ampliamente para prevenir la destrucción de plantas de café a causa de la roya. Condiciones propensas para la enfermedad prevalecerán si un incremento en las lluvias y la temperatura cambian el clima en las regiones productoras de café.

Ver más

 

Semillas de alto rendimiento en cultivos de trigo

 

 

Esporas de la roya que caen sobre las plantas de trigo germinan e infectan la planta causando pérdidas hasta el 40% del cultivo. La semilla con resistencia a la roya del tallo fue exitosamente incorporado al trigo en la década de 1950 como parte de los programas de cultivos de Norman Borlaug. Actualmente en Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil, más de un 50% de la siembra de trigo utiliza las variedades de semilla de alto rendimiento.

Ver más

 

Exportaciones mundiales de banano colapsarían sin el uso de fungicidas

 

 

La producción mundial de banano excede los 200 mil millones de libras anualmente, y alrededor de un 20% es exportado principalmente a los Estados Unidos y a Japón. La Sigatoka es la enfermedad del banano más importante en el mundo; apareció en Centroamérica en 1934 y en dos años llegó a destruir más de 9.000 hectáreas de banano en Honduras y Surinam. Actualmente la Sigatoka es controlada con fungicidas en plantaciones de exportación y sin el uso de estos productos las exportaciones de banano colapsarían.

Ver más

 

Control del Tizón Tardío en la papa de los Andes

 

 

Las papas juegan un rol importante en la dieta de los países andinos con un consumo anual de 100-200 kilogramos por persona. La limitación más importante para la producción de la papa en los Andes es la enfermedad del tizón tardío, un hongo que puede contagiar todas las plantas de papa de una siembra en 3 días y generar pérdidas del 100%. Desde los años 1950 una proporción alta de productores de papa en los Andes ha venido aplicando fungicidas para controlar el tizón tardío. Una encuesta reciente de pequeños agricultores en Perú encontró que un 94,5% usan fungicidas como su método principal para garantizar cosechas saludables.

Ver más

 

Prevención de pérdidas millonarias en Soja Brasileña

 

 

En 1960 los cultivos de soja en Brasil llegaban a 400.000 hectáreas, hoy ocupan 22 millones de hectáreas. En 2001 la roya de la soja fue detectada por primera vez en el hemisferio occidental, diseminándose rápidamente desde Paraguay hacia Brasil. En 2002, la roya fue encontrada en un 60% del área de producción de soja en Brasil. Las pérdidas en rendimiento llegaron a un 75%. En 2003 la roya de la soja se difundió a casi toda el área de Brasil. Actualmente, el único control efectivo para la roya de la soja asiática es mediante el uso de fungicidas.

Ver más

 

Siembra directa + uso adecuado de herbicidas = beneficios por 30 mil millones de dólares

 

 

Una serie de cambios en políticas del gobierno y condiciones económicas resultaron en el estancamiento de la producción de cultivos en Argentina en la década de 1980. A comienzos de los 90s, algunos investigadores argentinos citaron evidencia empírica y experimental sobre el potencial del uso de siembra directa y herbicidas en lugar del uso de labranza; y a partir de la fecha los beneficios acumulativos para los agricultores argentinos, como resultado de la adopción de siembra directa han sido estimados en un incremento de ingresos brutos de $12 mil millones de dólares y una reducción en costos de producción de $4,7 mil millones.

Ver más