Instituto Nacional del Cáncer reproduce mitos y leyendas populares sobre… ¡el cáncer!


Instituto-Nacional.del-Cancer-INCA

 

Diseño de la nueva sede del INCA, en Rio: ¿toda esta estructura para difundir tonterías sobre el cáncer?

Por: Leandro Narloch en la columna El Cazador de Mitos

Una de las funciones del Instituto Nacional del Cáncer José Alencar Gomes da Silva (INCA) es deshacer malentendidos sobre el cáncer. Sin embargo la agencia del Ministerio de Salud está haciendo todo lo contrario. Desinforma a los brasileros al difundir leyendas populares y mitos sobre la enfermedad. En cartillas y anuncios, el INCA reproduce por lo menos tres graves errores sobre el cáncer.

Mito 1: “Endulzantes causan cáncer”

En una cartilla sobre prevención del cáncer, el INCA dice que “el consumo frecuente de endulzantes artificiales, presentes en productos light, diet y zero, está asociado a algunas enfermedades, y posiblemente al cáncer”.

No lo creo: el mito del endulzante cancerígeno ataca nuevamente. Es difícil contar las veces que esta historia se ha desmentido, pero siempre renace. Ya se han realizado varios estudios con endulzantes y, según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, ellos “no demostraron una clara evidencia de asociación con el cáncer en los seres humanos”.

El mito del endulzante maligno surgió en la década de 1970, con un estudio de laboratorio. Los ratones que ingirieron grandes dosis de sacarina (el equivalente a beber 700 latas de gaseosa con endulzante por día) tuvieron un ligero aumento de incidencia de cáncer de vejiga. El gobierno de los Estados Unidos encargó nuevos estudios donde todos mostraron que el fenómeno no se aplica a los seres humanos, solo al organismo de los ratones. Además de los estudios de laboratorio, decenas de estudios epidemiológicos confirmaron la seguridad del dúo, la sacarina y el ciclamato.

Ahora, el aspartame ganó fama de cancerígeno en el 2005. Un estudio de laboratorio inyectó en ratones grandes dosis de aspartame (algunos tuvieron que aguantar el endulzante equivalente al de 2 mil latas de gaseosa). Hubo el aumento de algunos casos de cáncer, pero los datos no coincidieron – la incidencia no aumentó acorde a la dosis. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) revisó la investigación y un año después confirmó que “el aspartame es seguro”. Lo increíble es que el propio INCA, en otra página, admite la seguridad del aspartame. Al fin quien tiene la razón – ¿el INCA o el INCA?

Mito 2: “Los alimentos orgánicos previenen el cáncer”

“Modos de cultivo libres del uso de plaguicidas producen frutas, legumbres, verduras y leguminosas, como los frijoles, con un mayor potencial anticancerígeno”, afirma el instituto en un comunicado reciente. Una información similar está en la misma cartilla que habla sobre los endulzantes.

Esto es una gran tontería. Ningún científico serio afirma que los orgánicos o que algún alimento tiene el poder de combatir el cáncer. Aún suponiendo que el INCA habló sobre la prevención de la enfermedad, y no de combate, el error aún se mantiene. “No hay evidencia de que el consumo de alimentos orgánicos alteren el riesgo de tener cáncer”, dice el Cáncer Research UK, el principal centro de estudios sobre cáncer en Inglaterra. La Sociedad Americana del Cáncer confirma esa posición y un estudio británico publicado en 2014, que acompañó la salud de más de 600 mil inglesas durante 9 años, concluyó que aquellas que comían mas orgánicos no tuvieron una menor incidencia de la enfermedad.

Divulgar información como esta es irresponsable, pues los informes del INCA acostumbran a pautar reportajes de TV, como ésta del Jornal Nacional. Las creencias populares sobre el cáncer acaban siendo alimentadas por el propio instituto de investigación.

Mito 3: “Los agroquímicos causan cáncer”

El INCA ha estado llevando acabo una campaña contra los pesticidas basada más en ideología política que en ciencia. El informe arriba mencionado parece más un manifiesto en contra de la agricultura intensiva y los OGM, en lugar de una declaración técnica sobre el cáncer. La entidad informa en el documento que está alineada a grupos que luchan contra la agroindustria, como la Campaña Permanente Contra los Pesticidas y Por la Vida, vinculada al MST. Y considera como un hecho establecido que alimentos cultivados con pesticidas son perjudiciales para la salud.

¿Los Agroquímicos hacen daño? Bueno, eso depende. Una persona puede morir si bebe 80 litros de agua de una sola vez, pero esto no es suficiente para que afirmemos que el agua mata. Del mismo modo, los pesticidas pueden causar enfermedades (incluyendo el cáncer) si se maneja fuera de las reglas. De forma contraria, son perfectamente seguros.

Hasta aquellos comunicados de la Anvisa, que en ocasiones causan pánico en la población al anunciar que la mayoría de los alimentos tienen residuos de pesticidas, no son motivo de preocupación. El límite máximo de residuos determinado por la ANVISA está muy por debajo de la ingesta diaria admisible. Así que rara vez un alimento con más residuos de lo permitido está contaminado o es peligroso. Como el Cáncer Research UK lo dice, "las frutas y verduras a veces contienen pequeñas cantidades de pesticidas, pero no hay evidencia de que estos residuos aumentan el riesgo de cáncer en las personas que los consumen."

Algunas noticias alarmantes sobre contaminación de los alimentos surgen por pura burocracia. En el 2012, los brasileros quedaron sorprendidos al saber que el 91% de las muestras de pimentón "estaban contaminadas." (Mi hermana dice que después de ver esa noticia en la televisión nunca más compró pimentón). De hecho, por causa de un simple detalle burocrático, el plaguicida en cuestión, utilizado en varias hortalizas, no estaba registrado por la ANVISA para ser aplicado en el pimentón. Cuando el registro se llevó a cabo, la supuesta contaminación del pimentón quedó resuelta. (¡Puedes volver a comprar pimentón, Lali!)

Si los pesticidas, los aditivos y los endulzantes tuvieran alguna relación significativa con el cáncer, la incidencia de la enfermedad estaría explotando, pero eso no es verdad. A pesar de que las técnicas de diagnóstico han evolucionado en las últimas cuatro décadas, la incidencia de casi todos los tipos de la enfermedad ha cambiado poco. La excepción es el cáncer de próstata, como se muestra en este gráfico de la Asociación Americana Contra el Cáncer.

Incidencia-Cancer

Mitos alimentarios y creencias sobre las causas del cáncer son comunes en los cuentos populares y las conversaciones de los que tienen poco estudio. Es triste encontrar estos errores en el Instituto Nacional del Cancer que debería ser el principal referente sobre el cáncer en el país.

Fuente artículo: Columna de opinión escrita por en Leandro Narloch en Veja.abril.com.br