Equipo de Protección Personal (EPP) para la aplicación de agroquímicos

 

MAP. Jaime Brenes Madriz, Ing. Agro
Instituto Tecnológico de Costa Rica
Laboratorio de Biocontrol, Escuela de Biología
Octubre 2017*

Para llegar a producir de una forma exitosa, se deben de cumplir una serie de factores que van desde la preparación del suelo, la calidad de la semilla, la aplicación de agroquímicos, el manejo del cultivo y la cosecha.

La aplicación oportuna de los agroquímicos en todas sus formas (funguicidas, insecticidas, herbicidas y demás grupos), nos asegura obtener cosechas de buena calidad. Todos estos productos aplicados según la recomendación técnica o la experiencia del agricultor, ayudan a los cultivos a lograr un buen desarrollo, tanto de las raíces como de la parte aérea, ya que protegen del ataque de los patógenos y brindan nutrientes.

Como todos los productos químicos, estos pueden causar efectos negativos en las personas, si no se utilizan las medidas preventivas correspondientes y los equipos de seguridad. Dentro de los efectos que puede ocasionar un agroquímico en el cuerpo humano tenemos:

  • Síntomas de intoxicación por pesticidas
    • Náusea, dolor de cabeza, mareo, molestia de pecho, ampollas de piel, diarrea, visión borrosa.
  • Síntomas de intoxicación avanzada
    • Vómito, respiración dificultosa, pupilas dilatadas e inconsciencia

Todos los envases de los plaguicidas deben de portar una etiqueta, la cual debe de traer las instrucciones en el idioma del país, en que se registró el producto, además debe de indicar el equipos de protección personal que se debe de utilizar para la aplicación y los cuidados después de la aplicación.

Los encargados de los cultivos deben de evaluar en primera instancias, si amerita realizar la aplicación de plaguicidas, una vez que se toma la decisión de aplicarlos, se debe de escoger un producto que sea efectivo contra la plaga que queremos combatir y a la vez considerar disminuir los peligros para el aplicador y el ambiente. Para comprar los agroquímicos, se debe de realizar en un local destinado para este fin, que debe de contar con un ingeniero agrónomo o un técnico, capacitado para recomendar la mejor opción para el problema que se quiere combatir.

La escogencia y compra de los equipos que se utilizarán para la aplicación de los plaguicidas es importante. Por ejemplo, puede haber diversos tipos de equipo de pulverización en el mercado, pero los más baratos a menudo no son los mejores desde el punto de vista de la seguridad. Pueden ser de mala calidad y tener escapes. Lo mismo cabe decir de la elección del equipo de protección personal. (http://training.itcilo.it/actrav). La ordenación del tiempo de trabajo, particularmente en los climas cálidos, tiene importancia a este respecto, por ejemplo, la pulverización del producto agroquímico se debn realizar en las horas más frescas del día.

Todos los manipuladores de pesticidas (aplicadores, mezcladores/cargadores) tienen la obligación legal de seguir todas las instrucciones del EPP que aparecen en la etiqueta del producto. Una etiqueta del pesticida indica el mínimo EPP que una persona debe usar en el desempeño de las actividades de manipulación.

A continuación se detalla los diferentes equipos que se pueden utilizar para la protección de los aplicadores:

 

Higiene personal

La higiene personal tiene por objeto mantener el cuerpo limpio y no dejar que ningún elemento nocivo permanezca en él durante un largo período, ya que puede ser absorbido por la piel. Es igualmente importante evitar respirar o ingerir cantidades pequeñas e incluso insignificantes de productos agroquímicos debido a sus efectos nocivos sobre la salud.

Las normas básicas de higiene personal al utilizar productos agroquímicos son las siguientes:

  • Evitar la exposición a productos agroquímicos siguiendo prácticas correctas y utilizando ropa y equipo de protección cuando sea necesario.
  • Lavar minuciosamente las partes expuestas del cuerpo después del trabajo, antes de comer, beber o fumar, y después de utilizar el retrete o servicio sanitario.
  • Examinar el cuerpo con regularidad para asegurarse de que la piel está limpia y en buen estado de salud.
  • Proteger cualquier parte del cuerpo en la que haya cortes o inflamaciones.
  • Evitar la autocontaminación en todo momento, particularmente cuando se está descontaminando o retirando la ropa protectora.
  • No utilizar nunca prácticas poco seguras, como soplar por las boquillas de los pulverizadores para desbloquearlas (utilizar siempre una sonda blanda).
  • No llevar artículos contaminados como trapos sucios, herramientas o boquillas de repuesto en los bolsillos de las prendas de vestir personales.
  • Retirar y lavar a diario por separado toda ropa de protección personal contaminada.
  • Llevar las uñas de los dedos limpias y cortadas.
  • Evitar la manipulación de cualquier producto que produzca una reacción alérgica, como una erupción cutánea.

A continuación se indican otras medidas de higiene que se han de respetar:

  • Incluso si en la etiqueta del producto no se recomienda llevar ropa protectora, procure cubrir lo más que pueda del cuerpo con ropa ligera, por ejemplo, camisas de manga larga, un sombrero o una toalla sobre la cabeza, pantalones largos de tela (mejor que de plástico o de otros materiales similares que puedan causar molestia);
  • Solicítese asesoramiento acerca de los productos agroquímicos que no requieren el uso de este tipo de ropa. Léase la etiqueta antes de hacer compras y pregúntese al abastecedor.
  • La mayor parte de los productos agroquímicos entrañan un peligro para el usuario que debe evitarse mediante medidas técnicas de control. Cuando las medidas más arriba mencionadas no basten, se debe utilizar un equipo de protección personal (www.training.itcilo.i).

La ropa que utiliza el trabajador normalmente no se considera como PPE, debido a que son prendas tejidas, que absorben los derrames de los plaguicidas. El aplicador debe de utilizar trajes de una sola pieza, o de dos piezas, la parte de arriba de caer sobre el pantalón y nunca se debe de meter sobre la parte de abajo, estos trajes deben de estar hechos de materiales sintéticos, impermeables al agua, deben ser ajustado al cuerpo y no debe de presentar aberturas más que las necesarias (manos, pies y cabeza). Las botas y los mandiles destinados a resistir la contaminación por concentrados deben ser igualmente resistentes. Los overoles o mandiles deben ser impermeables a los líquidos, si están sometidos a altos niveles de contaminación, por ejemplo cuando el usuario está bajo un árbol fumigando los frutos de arriba. Si la exposición se reduce salpicaduras ocasionales de líquidos, polvos secos o gránulos, puede bastar un mono fabricado con algún material textil como algodón tratado o poliéster.

Aplicacion Agroquimicos

Tomado de: gastonmeza/uso-seguro-de-agroquímicos

 

Protección de la cabeza

La cabeza se puede proteger con una única prenda o como parte de un mono o de una careta con capucha. La ventaja de esa prenda combinada es que garantiza la protección del cuello e impide que los productos agroquímicos se derramen sobre la capucha y se ensucie la ropa de trabajo que se lleva debajo. La protección de la cabeza debe cubrir todas sus partes por encima de los hombros, con excepción del rostro. El material utilizado debe ser resistente a la penetración de productos agroquímicos.

 

Protección de los ojos y de la cara

Se debe llevar una careta que cubra la totalidad de la frente y del rostro hasta debajo de la mandíbula para protegerse contra salpicaduras accidentales de líquidos peligrosos mientras se abren los recipientes o se vierte el líquido. Se deben llevar gafas de protección no ahumadas cuando se manipulan polvos o gránulos.

Equipo Proteccion Personal Ojos y Cara

Tomado de: http://www.agro-tecnologia-tropical-com  

 

Protección respiratoria

Las mascarillas de protección respiratoria pueden cubrir la mitad del rostro, la nariz y la boca o toda la cara, es decir, la nariz, la boca y los ojos. Su función estriba en impedir que se respiren sustancias agroquímicas peligrosas. Un dispositivo de filtración de la mascarilla suprime las sustancias peligrosas por absorción, adsorción o simple filtración. La filtración se efectúa por medio de un simple tamiz metálico. De tratarse de sustancias agroquímicas altamente peligrosas, el aire se filtra a través de un tubo o filtro que contiene otras sustancias químicas (carbón activado) que fijan las partículas peligrosas. El usuario debe asegurarse de que la mascarilla se ajuste bien a la nariz y a la boca y de que ha recibido suficiente información e instrucción sobre su uso y mantenimiento correctos. Los tubos deben renovarse periódicamente y las máscaras deben sustituirse con regularidad para garantizar la protección.

Tipos de mascarillas de usadas para la aplicación de agroquímicos:

Equipo Proteccion Personal MascarillaEquipo Proteccion Personal Mascarillas

 

Guantes protectores

Los guantes son necesarios cuando se manipulan sustancias agroquímicas concentradas, particularmente plaguicidas. Es muy común que éstas sean absorbidas a través de la piel o que le causen quemaduras. Deben tener por lo menos 0,4 mm de espesor, sin perder flexibilidad para tareas manuales y sencillas como la apertura de recipientes o el cambio de boquillas. El tipo de guante para una actividad particular dependerá de la sustancia agroquímica y de la extensión del tiempo de contacto. Por ejemplo, se pueden requerir guantes que cubran la muñeca para la aplicación convencional de plaguicidas tóxicos, guantes que lleguen hasta el codo para la manipulación de gránulos y guantes que lleguen hasta el hombro para la inmersión de plantas en plaguicidas. En general, prendas como los guantes fabricados con neopreno, nitrilo o vitón deben de tener un espesor no inferior a 0,4 mm, para ser resistentes a la mayor parte de los productos agroquímicos. Las mangas de overol deben quedar sobre los guantes, para que el plaguicida si hay goteo, caiga al suelo y no dentro del guante.

Equipo Proteccion Personal GuanteTomado de: www.agro-tecnologia-tropical.com 

 

Prendas de trabajo

Son prendas de vestir personales que se llevan en el trabajo, mientras se utilizan productos agroquímicos. Incluyen prendas como las camisas, los pantalones, las faldas, los calcetines y los zapatos o botas. En numerosas ocasiones las prendas de vestir serán la principal cobertura de la piel, por ejemplo cuando se utilizan productos de escaso riesgo aplicados para el tratamiento de animales.

Las prendas de trabajo utilizadas cuando se manipulan sustancias agroquímicas deben mantenerse siempre limpias, lavándolas inmediatamente después de utilizarlas. Las prendas contaminadas con sustancias agroquímicas pueden causar un envenenamiento o la irritación de la piel.

En general, las prendas de trabajo deben:

  • Ser confortables para permitir el libre movimiento del cuerpo y de los miembros sin dificultades indebidas;
  • Ser llevadas por la misma persona cada día y no intercambiarse entre individuos;
  • Estar en buen estado, cosidas o remendadas, cuando sea necesario;
  • Estar limpias y desprovistas de depósitos de productos agroquímicos. Una prenda de trabajo sucia debe limpiarse por separado de la colada. familiar;
  • Ser llevadas bajo ropa protectora con el fin de que queden completamente cubiertas y no expuestas a una contaminación accidental
  • Guardarse por separado de la ropa protectora con el fin de evitar la contaminación cruzada.

Equipo Proteccion Personal

Tomado de: www.agrovoz.lavoz.com.ar 

Bibliografía:

 

*Todos los derechos reservados.
La información aquí compartida es de propiedad de CropLife Latin America y gozan de protección de derechos de autor. Su reproducción, adaptación, distribución, comercial o no, mediante cualquier medio, impreso o digital, sin el consentimiento escrito previo de CropLife Latin America está prohibida.

Términos y condiciones de uso.
El contenido de este artículo tiene como propósito dar información general. En ningún momento el contenido pretende ser asesoría técnica o profesional. CropLife Latin America y sus agremiadas, tanto empresas como asociaciones, no se hacen responsables por pérdidas o daños a personales o materiales, presentes o futuros, derivados del uso o interpretación de la información contenida en este documento. El lector de este documento lo hace bajo su responsabilidad y debe acudir a su asesor técnico para su debida asesoría independiente e individualizada en caso de dudas.