Aportes de la Protección de Cultivos a la Productividad Agrícola

 El Consejo de Ciencia y Tecnología para la Agricultura (The Council for Agricultural Science and Technology, CAST) publicó un ensayo sobre las contribuciones de las tecnologías de protección de cultivos. El documento es parte de una serie titulada La necesidad de innovación agrícola para alimentar de manera sostenible al planeta en 2050.

Junio 2018.

Los autores destacan que gran parte de la productividad agrícola actual obedece a las tecnologías de protección de cultivos y fertilizantes de síntesis química. Plantean, sin embargo, que para garantizar la seguridad alimentaria moderna se requiere avanzar en el mejoramiento de las herramientas actuales, mantener un enfoque multidisciplinario en las innovaciones científicas y avanzar con decisión en la adopción de planes de Manejo Integrado de Plagas.

La resistencia a los plaguicidas, la necesidad de nuevos modos de acción, los altos costos del desarrollo y registro de nuevos productos, el uso de productos de control biológico y las tecnologías de semillas tratadas; son tendencias actuales que marcan la dinámica de las tecnologías de protección de cultivos.

Practicas preventivas protección de cultivos

Cuando una plaga invasiva ataca a un cultivo vulnerable, es decir, uno que está únicamente protegido por un programa de aplicación de plaguicidas, las opciones para mejorar el control de la plaga, son: desarrollar nuevos productos y formulaciones, optimizar los métodos de aplicación, y manejar la resistencia a los plaguicidas. Un enfoque más sostenible es crear un cultivo resistente sembrando variedades resistentes, conservando enemigos naturales y especies competidoras, empleando prácticas culturales que minimicen la presión de plagas (posiblemente al liberar especies enemigas adicionales), aplicando plaguicidas que tengan bajos efectos secundarios, y minimizando el desarrollo de plagas resistentes a plaguicidas.  
Adaptado de Crop Protection Contributions toward Agricultural Productivity, CAST Issue Paper, 2017.

 

No se quedan atrás todas las tecnologías que mejoran la aplicación de los productos como (1) los drones o aviones no tripulados y otros dispositivos de teledetección que conducen a un seguimiento sistemático y a una gestión más eficiente de control de malezas. (2) Los equipos para pulverizaciones inteligentes, y (3) el desarrollo de nuevos cultivadores o herramientas para la siembra especialmente para cultivos de vegetales.

Sin embargo, el futuro estará marcado por los beneficios que ofrece la genómica, por eso los autores del ensayo sugieren desarrollar estrategias integradas e investigaciones con un enfoque multidisciplinario que combine las tecnologías genéticas, como RNAi (supresión de información dentro del ARN de las células para lograr comportamientos específicos de los cultivos) o rasgos apilados.

Mientras la ciencia avanza, la gestión integrada de plagas es el enfoque preferido de los investigadores, con la prevención como factor clave para el éxito. Algunas de las recomendaciones en este sentido son:

  • El monitoreo de las plagas como requisito previo para implementar un plan de Manejo Integrado de Plagas, MIP.
  • La implementación de buenas prácticas agrícolas para prevenir la resistencia a los pesticidas, incluyendo la diversificación y uso apropiado de herramientas de control. 

 

Para leer el resumen, haga click aquí. 

Para obtener el ensayo completo, haga click aquí.

Para más información, visite: https://www.cast-science.org