Brasil y Argentina lideraron la siembra de cultivos biotecnológicos en América Latina en 2016

 Biotecnologia Brasil Argentina

De acuerdo con el informe anual sobre cultivos biotecnológicos presentado por el Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología ISAAA (International Service for the Acquisition of Agri-biotech Applications), en 2016 Brasil aumentó la superficie de cultivos biotecnológicos del maíz, la soya, el algodón y la canola en un 11 %. Asimismo, mantuvo el segundo puesto como productor más grande de cultivos biotecnológicos, después de los Estados Unidos. En Brasil se cultivan 32,7 de las 91,4 millones de hectáreas de soya biotecnológica que se cultivan en el resto el mundo. 

Argentina por su parte ocupa el tercer puesto del listado con plantaciones de maíz, soya y algodón genéticamente modificados. Adicionalmente, diez países en América Latina, entre los que se encuentran Paraguay y Uruguay, plantaron un total de 80 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos durante este año. 

A nivel mundial, el informe indica que se registró un aumento del 110% de adopción de cultivos biotecnológicos en tan solo 21 años de comercialización. En 2016 se registraron 185,1 millones de hectáreas, un 1,7 millones más de hectáreas con respecto a 1996 -cuando inició su comercialización-. 

“Los cultivos biotecnológicos se han convertido en un recurso agrícola indispensable para los agricultores de todo el mundo debido a la gran cantidad de beneficios que ofrecen por su mejor productividad y rentabilidad”, afirmó el presidente de la junta directiva del ISAAA, Paul S. Teng. 

Dentro de los beneficios que han traído los cultivos biotecnológicos se encuentran: la reducción de las emisiones de CO2 equivalentes a eliminar aproximadamente 12 millones de automóviles por año de las carreteras. Han permitido conservar la biodiversidad ya que hubo 19,4 millones de hectáreas de tierra menos dedicadas a la agricultura en 2015 y disminuyeron el impacto ambiental mediante reducciones del 19 % en el uso de insecticidas y herbicidas.

Asimismo, en los países en desarrollo, la plantación de cultivos genéticamente modificados contribuyó a la disminución del hambre aumentando los ingresos de 18 millones de pequeños agricultores y de sus familias y logrando que disfrutaran de estabilidad financiera más de 65 millones de personas. 

ISAAA informó también que en 2016 hubo mejoras en la comercialización y en la plantación de frutas y verduras biotecnológicas. Se autorizaron comercialmente dos variedades de papas biotecnológicas que tienen niveles más bajos de asparagina, lo cual disminuye la producción de acrilamida durante la cocción a altas temperaturas. Además, en este año también se cosecharon y almacenaron durante el invierno las primeras manzanas Arctic® que podrán venderse comercialmente en los establecimientos de venta de productos comestibles en los Estados Unidos en 2017. 

 

Otros puntos a destacar sobre cultivos biotecnológicos del informe ISAAA 2016:

 

  • La superficie mundial cultivada se recuperó y aumentó a 185,1 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos en 2016, después de haber sido de 179,7 millones de hectáreas en 2015 y 181,5 millones de hectáreas en 2014. 
  • En 2016, un total de 26 países, entre los cuales se encontraban 19 países en desarrollo y 7 países industrializados, plantaron cultivos biotecnológicos. Los países en desarrollo fueron responsables del 54 % de los cultivos biotecnológicos mientras que los países industrializados representaron el 46 %. 
  • En 2016, los principales países con cultivos biotecnológicos continuaron siendo Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India. Estos países combinados representaron el 91 % de la superficie mundial con cultivos biotecnológicos. 
  • Los cultivos biotecnológicos con transgenes apilados representaron el 41 % de la superficie mundial y solo fueron superados por los cultivos con tolerancia a los herbicidas que representaron el 47 %.
  • Las variedades de soya biotecnológica representan el 50 % de la superficie mundial con cultivos biotecnológicos. Si se tiene en cuenta la superficie mundial con respecto a los cultivos individuales, el 78 % de la soya, el 64 % del algodón, el 26 % del maíz y el 24 % de la canola plantados en todo el mundo fueron variedades biotecnológicas.

Si desea más información o un resumen del informe, visite www.isaaa.org